Cómo hablar con tus órganos: El pericardio, por Montserrat Gascón